Always, Alan Rickman



El mundo perdió hoy a un pedazo de actor.

Esta mañana me desayuné la noticia, gracias a prácticamente toda mi lista de amigos del Facebook que no dejaban de darme los pésames, de que uno de los mejores actores del mundo y mi eterno amor, Alan Rickman, acababa de fallecer luego de una breve batalla contra el cáncer.

Toda la melancolía de mi niñez y adolescencia volvió, pero también siento un orgullo y agradecimiento por haber tenido la oportunidad de ser testigo de todo el arte que nos dejó y que lo inmortalizó para siempre.

Por todo lo que él representaba para mi, éste post es un pequeño tributo al hombre y al artista.


Muchos sabían de mi obsesión amor por Alan Rickman. Hasta hoy, mi fanatismo es un motivo de broma entre mis amigos y mi familia (con excepción de mi papá que se refería a él como mi "abuelo" ya que no le hacía gracia que me gustara alguien tan mayor). No importa lo que dijeran, en lo que a mi respecta, él era el hombre más bello y elegante que vi en mi vida. Tenía un magnetismo increíble, solamente incrementado por su porte aristocrático inglés y su voz aterciopelada.  Tenía una clase y estilo tan especiales, que el principal motivo de mi entusiasmo era cuando él entraba en escena.


Recuerdo que el clic ocurrió cuando, a mis tiernos e inocentes 10 años, lo vi por primera vez en la primera pelicula de Harry Potter... Creo que todos tenemos ese personaje de ficción del que nos enamoramos. Para mí, ese personaje fue el profesor Snape.


Su naturaleza contenida y misterio innatos, sumados a su genialidad como actor, hicieron que Snape se convirtiera en el personaje más cool y con más fanáticos de toda la saga. Pero Snape fue sólo uno de los tantos roles que hizo este gran actor, y la verdad siempre me pareció algo injusto que se lo redujera a un solo papel que, si bien fue icónico e inolvidable, no es todo lo que él fue como artista.

Alan Rickman fue un actor de pura sepa; un gigante del cine y el teatro. Tenía esa habilidad de hacer tanto en el escenario con los más mínimos movimientos. Era el rey de la sutileza y su presencia se imponía por encima de la de cualquier protagonista famosillo de Hollywood.

Era alguien que se salía de los canones tipicos que vemos en los famosos. No era lo que se considera convencionalmente como "lindo". Sus rasgos no eran perfectos, y aún así, derrochaba atractivo. O al menos para mi, era alguien que parecía una persona interesanteAlguien del que podía admirar sus logros personales y profesionales, así como su físico y personalidad. Además, ¿cómo no sentirse atraída por un hombre que promovía tantas buenas causas y que, para idealizarlo aún más, estuvo con la misma mujer por cincuenta años?

Y su VOZ. No podemos hablar de Alan Rickman sin hablar de LA VOZ. Una colega suya había dicho, "Si el terciopelo tuviese una voz, sonaría como Alan Rickman¨. Sin embargo, él había contado que lo que más le dio problemas en la escuela de actuación fue su voz; que sus profesores constantemente lo criticaban. Irónicamente, su voz terminó siendo lo más especial y característico de él. Su marca registrada. Hasta cuando una universidad británica hizo un estudio sobre la voz, llegaron a la conclusión de que la voz de Alan Rickman era la voz masculina perfecta. No es coincidencia que en la película Dogma, interpretase a la voz de Dios.

Podría seguir hablando y hablando de todo lo que este actor significó para mi, pero no terminaría nunca. Lo que sí es que no podía no dedicarle unas lineas a alguien que hizo que muchos días malos se convirtieran en buenos con sólo ver una de sus películas o escuchar su voz. Alguien que me inspiró y enseñó tanto como actor y persona y que, más que un ídolo, fue un héroe personal.



      

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO